Indicador de Visitas (Acumuladas)

Redes

miércoles, 2 de marzo de 2011



Miércoles 2 de marzo de 2011

Mario Alejandro Lemus

A las Seis de la tarde, estudiantes provenientes de todas las facultades, decidieron entrar en paro indefinido hasta tanto no se logre un dialogo claro con el Consejo Superior  Estudiantil, en donde deben abordarse planteamientos,  búsqueda de soluciones y respuestas a las graves denuncias hechas por el gran movimiento estudiantil que logró la convocatoria para la suspensión de actividades.
Temas como el Presupuesto, Becas, Cuerpo Policial dentro de la Universidad, restricción de la libre expresión, Corrupción, clientelismo, organización y sano esparcimiento serán  abordados con la seriedad del caso para sacar a la Universidad de la Crisis institucional que padece.
Según se ha podido asegurar, desde hace algún tiempo se han venido presentando inconsistencias en la parte administrativa universitaria, las denuncias giran en torno a casos de corrupción implícitos desde la misma Rectoría,  Clientelismo desde los consejos superiores  en donde cabe anotar  la continua y programada asignación de subsidios o becas sin el filtro adecuado, como los méritos académicos y el estrato del aspirante, cosa que según pruebas, no se tienen  en cuenta a la hora de la asignación, dejando un manto de duda acerca de la influencia política y la utilidad que esto pueda generar, con el agravante de que a través de preacuerdos económicos se llegue también a la inclusión dentro del programa.
Los estudiantes exigen de manera contundente, explicación detallada de los recursos financieros de la Universidad, dicen estar esperando elementos vitales para el desarrollo de su carrera, como para beneficio de la Universidad, así por ejemplo, varias quejas explican la falsa donación de un tractor para las carreras afines al Agro, a pesar que el mismo Rector lo dio como entregado. Sin embargo en las Granjas  ningún Tractor aparece parqueado como lo indica el Señor Rector Edgar Sánchez.
Existen otras razones de peso por las cuales también se manifiestan los estudiantes, alegan la incursión de Patrullas policiales dentro de las instalaciones, situación que más allá de solucionar problemas de seguridad e integridad, conduce a un amedrentamiento constante a las expresiones individuales de los jóvenes,  persecución y prácticas discriminatorias por parte de algunos agentes de policía que no contribuye en nada a la convivencia dentro de la Universidad.
La libre expresión también es tema a tratar y discutir, siempre sobre la base del respeto a las ideas, coincidencia a la que llegan la gran mayoría de los jóvenes universitarios, los cuales fueron consultados y expresan su incomodidad ante la oficina de Bienestar universitario, quien les exige obligatoriamente un sello para poder publicar, compartir, difundir cualquier tipo de expresión o convocatoria abierta a la comunidad estudiantil, aunque esto no signifique un problema, la cuestión del asunto radica en el manejo unilateral que tiene esta oficina por parte del Señor Rector, que en repetidas ocasiones ha influido en la toma de decisiones al respecto, coaccionando la libre expresión y difusión de ideas en el centro académico.
El gran descontento de un vasto sector de la comunidad estudiantil se hizo sentir en las últimas horas, esperan llegar a encontrar soluciones lógicas, pero que en la práctica lleven a un consenso democrático sobre los destinos de este patrimonio de los Ocañeros.
Se exige un cambio, tal como señalamos los estudiantes: ¡Este es el momento!